Ayúdanos a crear el nuevo Centro de Neonatología Avanzada Vall d'Hebron ¡Colabora!

Haz un donativo

Contigo, como en casa

Conoce la historia de Álvaro

¿Quieres saber más?

Hay guerreros que nacen sin armadura

Esta es la historia de Álvaro

Álvaro de Pfaff nació el 13 de julio de 2016 en el Hospital MaternoInfantil de Vall d’Hebron, con sólo 25 semanas de gestación y 650 g, el peso de dos biberones. Durante 96 días estuvo en el Servicio de Neonatología, luchando por sobrevivir.

Su fuerza, el amor de sus padres y de su hermana y los cuidados de sus médicos, hicieron que ahora, celebre un año y tres meses. Ya se veía, lo llevaba en los genes, había nacido para luchar. Álvaro es valiente, perseverante y tiene unas inmensas ganas de vivir. Logró superar las complicaciones de las primeras semanas, y hoy no se pierde ni un detalle del mundo porque para él, los detalles han sido siempre clave.

Es rápido, fuerte, sano. Le gusta correr, bañarse, jugar a la pelota o con coches y mirar cara a cara a los perros. En su mirada está la fuerza de un niño que nació extraordinario. Él sabe lo que tuvo que luchar. Es un niño que da y transmite lo que recibió, una dosis enorme de felicidad, amor y vida. Siempre, junto a Alejandra, su hermana mayor, compañera inseparable de juegos y aventuras. Álvaro es y será un ejemplo de alguien que ha nacido para comerse el mundo. Y como él, todos los bebés que nacen cada día para ser extraordinarios.

Contigo, como en casa

Porque, cada día, más niños como Álvaro puedan sobrevivir

El Centro de Neonatología Avanzada Vall d’Hebron quiere situar a la familia en el centro de los cuidados del recién nacido, creando espacios familiares que faciliten y protejan su intimidad dentro del hospital, en los que se sientan cómodos y donde tengan siempre el asesoramiento los profesionales. Necesitamos 880.000 € para hacerlo realidad.

Un 7,5% de los bebés del Estado son prematuros y la evolución cada día es más satisfactoria gracias a la calidad de los cuidados recibidos. El nacimiento prematuro provoca que su entorno sea muy diferente del entorno común. Esto puede repercutir en su desarrollo y recuperación. En este sentido, varios estudios demuestran que, la inclusión de las familias como un agente más del equipo de cuidados y la práctica del contacto piel con piel (método canguro), son esenciales a la hora de mejorar su evolución y reducir las posibles secuelas.

En Vall d’Hebron llevamos más de 15 años con un sistema de cuidados centrado en el desarrollo del bebé y su familia, con un cambio en la manera de trabajar del personal sanitario y la organización de la actividad asistencial, trabajando para reducir el impacto del ingreso sobre el bebé. Ahora queremos ir un paso más allá.

Pondremos a disposición de las familias y profesionales del Servicio de Neonatología, habitaciones de uso exclusivo con todo el equipamiento necesario para que puedan familiarizarse con la convivencia y necesidades de su hijo. Además, el nuevo centro permitirá seguir investigando en los beneficios aportados por la participación activa de las familias en los cuidados.

El objetivo de esta campaña es conseguir 880.000 €, gracias a la aportación solidaria de las personas, empresas e instituciones, para convertir el actual Servicio de Neonatología en un gran centro de referencia para recién nacidos. Es por ello que hemos abierto diferentes vías de colaboración, desde el micromecenazgo hasta la colaboración de grandes mecenas.

Nacer para ser extraordinario

Consigue tu camiseta ahora