diciembre 18, 2017

Cura piel con piel en Neonatología

Como en casa

En la actualidad el tratamiento “piel con piel” en el Servicio de Neonatología es la manera más óptima de cuidar a los bebés prematuros. Conocido como Kangaroo Mother Care (KMC) es una creación de Edgar Rey, pediatra colombiano, quién lo introdujo en el Instituto Materno Infantil en el 1978. Fue una idea nacida de la mera desesperación. En aquel momento, era la mayor unidad neonatal de Colombia, donde nacían 30.000 bebés al año. La sobre población era tal que hasta tres prematuros compartían una incubadora a la vez, por lo que la tasa de infección cruzada era elevada.

Posteriormente, se centraron en la investigación para garantizar la seguridad y eficacia del tratamiento canguro para el bebé y su familia, así como la traducción y transferencia de las evidencias políticas en salud sobre el método canguro y el bienestar de la infancia.

Cuando un bebé necesita estar en la UCI neonatal, los criterios para la introducción del contacto “piel con piel” se basan en la individualización según las condiciones de cada familia. El equipo asistencial de cada bebé (enfermeras y médicos) se encargan de apoyar a los padres en todo; en explicar cómo ha de ser la postura óptima, en el traslado de la incubadora a la piel, en el bienestar mientras lo practican y en la continua vigilancia de los parámetros de monitorización y el apoyo en caso de surgir episodios de inestabilidad.

Se trata de ofrecer las curas con la mima asistencia respiratoria (CPAP, etc.), el mismo soporte nutricional y el mismo tratamiento. Sin embargo, lo que vemos es que cuando están en contacto “piel con piel” casi universalmente los bebés necesitan menos oxigeno y menos atenciones médicas. Además, a su vez, es una buena medida de apoyo durante los procedimientos ligeramente dolorosos del acompañante con la succión de sacarosa o leche materna.

Durante el contacto piel con piel, pueden recibir la estimulación más adecuada en los procesos, lo que promueve un gran vínculo: aferrarse a sus padres. Estar en la piel es lo más parecido a la estimulación multisensorial que recibían en el útero materno, por lo que tratamos que los padres e hijos puedan practicarlo lo antes y de la forma más continuada posible con el objetivo de ir desarrollando sus competencias. Así los bebés pueden ver los ojos de su madre, mamar, oler y saborear la leche, tocar la piel de su madre, sentirse abrazados y queridos. Todo ello es importante para la adecuada programación de su cerebro, el desarrollo de la comunicación y la inteligencia emocional.

“Colocar al paciente en la mejor postura para que la naturaleza actúe sobre él” – Florence Nightingale (considerada la mare de la infermeria moderna i la creadora del primer model conceptual. 1820-1910)

Estrella Gargallo. Infermera Formadora NIDCAP. Servei de Neonatologia